Posteado por: antuche | abril 27, 2009

LO QUE HAY QUE SABER DE LOS MOSQUETONES

En la cadena de seguridad que une el escalador con el asegurador, una de las partes que precisan de una mayor atención son los mosquetones. Aunque la mayoría de los escaladores les tienen un confianza absoluta, su utilización requiere una gran atención, incluso en los movimientos más sencillos.
¿Cómo colocar la cuerda en el mosquetón?
Para el escalador principiante, colocar la cuerda en el mosquetón es una operación delicada. Es necesario dominar el gesto, especialmente cuando la altura de la caída potencial es máxima. En función de la mano disponible y del sentido en el cual está situado el mosquetón, son aconsejables dos técnicas:

1. Sujetar el mosquetón con el dedo corazón y pasar la cuerda con el pulgar y el índice.

2. Sujetar el mosquetón con el pulgar y pasar la cuerda con el corazón y el índice.
Muy preocupante: la autoabertura
Existe un fenómeno muy inquietante con los mosquetones: la autoabertura. Si sobreviene un caída violenta, la cuerda efectúa un movimiento muy rápido de “latigazo” que puede provocar la salida de la cuerda. Este riesgo, muy grave, es uno de los motivos importantes por los que hay que prestar mucha atención a la colocación de la cuerda en el mosquetón.

La cuerda debe pasar de atrás hacia delante (Figura 4). En caso de que se coloque al revés, de delante hacia atrás, el mosquetón corre el riesgo de girar, torcer la cinta y facilitar la salida de la cuerda o el desenganche del mosquetón.
Colocar bien la cuerda en el mosquetón
(Fig. 5) Si el recorrido de la vía de escalada se desarrolla en diagonal o en travesía, el gatillo del mosquetón debe estar situado en dirección opuesta a la de progresión del escalador ya que, si está situado en la misma dirección existe el riesgo de que el mosquetón pueda abrirse en el momento de la caída.


El mosquetón debe permanecer cerrado
(Fig. 6) Además, el mosquetón debe trabajar siempre en sentido longitudinal, cualquier otra posición disminuirá igualmente, su resistencia. Una vez la cuerda está bien colocada en el mosquetón, es muy importante tener en cuenta que la resistencia máxima del mosquetón está influida por dos parámetros:

1. La colocación del mosquetón. Nada le debe molestar, todo obstáculo o apoyo exterior reducen su resistencia.

2. Es el gatillo el que, una vez cerrado, da su resistencia máxima al mosquetón. Contrariamente a lo que se podría creer, el gatillo no siempre está cerrado.

(Fig. 7) Contrariamente a lo que se podría creer, el gatillo no siempre está cerrado.

La abertura del gatillo de mosquetón es provocado por tres hechos:
Uno
(fig. 8) Un golpe contra la roca. La inercia del gatillo provoca la abertura completa del mosquetón en el momento en el que puede producirse un caída.


Dos 
(fig. 9) El relieve de la roca empuja el gatillo del mosquetón. Este caso puede evitarse, con frecuencia, si el escalador utiliza un cinta de longitud apropiada.

Tres
(fig. 10) En el curso de un caída, la cuerda deslizándose muy rápidamente por el mosquetón, puede crear vibraciones capaces de abrir el gatillo. Si se produjera un caída importante en el mismo momento en el que el gatillo está abierto, podría producirse la rotura del mosquetón. Los escaladores no deben olvidar estos peligros. Para ayudarlos.

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: