Posteado por: antuche | octubre 20, 2008

PASTILLAS PARA DORMIR

Una de las consecuencias de ir a la alta montaña es el dolor de cabeza que quita el sueño. Contra ese malestar se han usado todo tipo de remedios pero, ¿las pastillas para dormir son eficaces en las alturas?

El fin de semana me platicó una persona (quien recién empieza en montañismo), que para evitar el insomnio en una salida a el Pico de Orizaba, por sugerencia de un doctor (montañista) y que iba en la salida, tomó pastillas para dormir en el “campamento base” la noche anterior antes de intentar la cima, no me indicaron cuales pastillas, ni que dosis, pero ¿qué opinan de tomar pastillas para dormir en alta montaña?

Edmundo Rojas

Las pastillas para dormir son derivados de las llamadas benzodiacepinas, conocidos narcóticos que actúan a nivel central en el sistema nervioso. Uno de sus efectos colaterales es la relajación muscular, por eso frecuentemente se recetan en casos —muy específicos— de stress, por unos días pues provoca descanso —solo— de músculos. Se indican en personas con lesiones ortopédicas muy dolorosas, por ejemplo, o personas con insomnio relacionado con algún episodio repentino de tensión nerviosa, y sobre todo si se conoce bien al paciente en cuanto a la cronicidad, es decir, que el paciente va a terminar rápidamente con la razón que le produce insomnio, sin auxiliarse de las pastillas, pues estas son altamente adictivas.

Nótese que inducen el sueño, y provocan relajación muscular. Sin embargo, la mayoría de las benzodiacepinas provocan un efecto que en realidad, es terrible: Evitan que el que las toma caiga en periodos que se les conoce como sueño REM. Es decir, el sueño completamente profundo. Hay cuatro fases de sueño, y dentro de estas, la última, la REM, consiste en periodos de diez a quince minutos (dos o tres o mas, dependiendo de la persona), dentro de todo el lapso de seis a ocho horas donde la persona está dormida. El sueño REM es la fase donde las personas sueñan, y es completamente necesario para la recuperación mental, en aspectos como atención, concentración, memoria, y algunas habilidades motoras. Si se toman estas pastillas, se induce el sueño, se descansa quizás, pero se puede provocar falta de concentración y torpeza, debido a que no inducen descanso mental. Esto es mortal en el alta montaña.

La altitud provoca cierto grado de edema, y movilización de “neurotransmisores” que son sustancias en el cerebro que inducen las funciones nerviosas. Esta movilización provoca cambios en los ciclos de sueño, resultado de la adaptación. No es buena idea alterar este proceso natural. Desde los cuatro, hasta los seis mil metros de altitud, son vitales para la aclimatación. Si tienes insomnio, es que no estás aclimatado, y la única forma de lograrlo, pues es con exposiciones sistemáticas a la altitud, no hay de otra.

César Sánchez Vásquez del Mercado

Fuente: Montañismo y Exploracion

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: