Posteado por: antuche | octubre 16, 2008

Mosquetones

Mosquetones

Uso y partes de un mosquetón

Los mosquetones sirven, en resumen, para evitar sustos al momento de una apertura imprevista del cierre mientras se escala.

A continuación ponemos a consideración del lector las diferentes utilidades de este singular instrumento.
  • Anclar el freno o el descensor al anillo del arnés mientras aseguramos al primero o rapelamos (el uso más conocido y el único generalizado)
  • Fijar el freno para asegurar al segundo: no pocos escaladores emplean un mosquetón sin seguro para su colocación transversal en los populares Reverso o placa Gigi.
  • Unir el sistema de autoseguro de rápel –nudo antibloqueante o bloqueador- al arnés.
  • Montar una reunión, ya sea sobre chapas o seguros extraíbles.
  • Cualquier seguro en el que se pueda caer repetidamente (paso difícil) o muy alejado del anterior.
  • Cuando iniciemos una travesía de bastantes metros o cuando existan posibilidades de caída pendular importante, pues ese movimiento brusco puede golpear cualquier mosquetón normal contra la piedra y abrirlo.
  • Todo tipo de situaciones en los que la apertura de un mosquetón cree situaciones potencialmente peligrosas: primer seguro de una vía, autoasegurarse con una daisy chain a una reunión, polipastos, rescates, instalar cuerdas fijas, ascensión con puños bloqueadores, trabajos verticales y escalada en solitario.

Datos útiles

*
El tiempo de vida de un mosquetón es de aproximadamente 10 años siempre y cuando el mismo no haya cargado más de 1.200kgf ni detenido vuelos de factor superior a uno.
*
Se recomienda botar todo mosquetón que se haya caído en escalada, así mismo aquellos que hayan cogido holgura de improvisto, su cierre no funcione a la perfección, tenga alguna deformación, corrosión o rasguños profundos.
*
Los modelos con ángulos pronunciados o de cuerpo poco pulido se debilitan más fácilmente que el resto.

Tipos de mosquetón

Básicamente existen dos tipos de mosquetones, los de cierre manual y los de cierre automático.

Los manuales: Su cierre es de rosca o de bayoneta manual. En el caso de la rosca, impide su apertura mediante un par de vueltas hacia la derecha. Los de bayoneta se accionan manualmente empujando el seguro hacia el diente y dándole un cuarto de giro para bloquearlo. Este tipo de mosquetón aumenta la seguridad a pesar de que en ciertas ocasiones demora un poco en ajustarlo.

Los automáticos: Estos también se cierran mediante un cuarto de giro pero por sí solos, pero este se puede dañar con un golpe o melladura. Se recomienda desechar los mosquetones que empujen el cierre hacia el diente por medio de un muelle sin introducir giro alguno porque tienden a abrirse con facilidad cuando el 8 trabaja en torsión. No son recomendables para lugares donde existe hielo o mucha suciedad.

Existen en el mercado combinaciones entre los dos sistemas, es decir automático + bayoneta, en la que únicamente se acciona la bayoneta cuando se desea más seguridad. En ocasiones los cierres automáticos como los de bayoneta son más largos de lo normal y bloquean a ambos lados sobre los dos pasadores. Hay también un híbrido semiautomático que tiene un cierre manual tipo botón-bolita y giro automático que sirven mejor donde no existe hielo o mucha suciedad.

Revista Desnivel No. 200, julio 2003
pags. 66 y 68
Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: